Cobre y sociedad

Salud

El cobre para la salud y la nutrición

Como elemento de origen natural, el cobre está presente en el mundo que nos rodea, tanto en la corteza terrestre como en océanos, ríos y lagos. La vida ha evolucionado con esta presencia natural y los seres humanos han desarrollado mecanismos internos para gestionar los niveles de ingesta. El cobre es necesario como parte de una dieta equilibrada y es fundamental para médicos y nutricionistas.

Podemos obtener el cobre de múltiples fuentes. Como elemento natural, está presente en muchos de los alimentos que comemos y en el agua que bebemos. Nuestro sistema digestivo asimila la cantidad necesaria para tener una buena salud a través de un efectivo sistema de absorción, la homeostasis. El exceso de cobre se excreta.


Haz clic aquí para agrandar.

El papel del cobre en el crecimiento y el desarrollo

El cobre es esencial para el crecimiento infantil, el fortalecimiento de los huesos, la maduración de los glóbulos blancos y rojos, el transporte de hierro, el metabolismo de la glucosa y el colesterol, la contracción del músculo cardíaco y el desarrollo cerebral. El cobre es especialmente importante para las mujeres embarazadas, el desarrollo del feto y los recién nacidos. La ingesta típica recomendada es de 1,3 mg/día para los adultos y entre 0,3 y 1 mg/día para los niños y adolescentes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una deficiencia en los niveles de cobre puede resultar preocupante para la salud, incluso en áreas desarrolladas como Europa Occidental. La deficiencia de cobre puede conducir a problemas de salud como la anemia, problemas cardíacos y circulatorios, anomalías óseas y complicaciones en el funcionamiento de los sistemas nervioso e inmunológico, los pulmones, la tiroides, el páncreas y los riñones.


Haz clic aquí para agrandar.

Cumpliendo con nuestro deber

La industria del cobre en colaboración con el Istituto Superiore di Sanità del Gobierno italiano y las autoridades de la UE, llevó a cabo una Evaluación Voluntaria de Riesgos, con los siguientes resultados en materia de salud:

  • El valor límite de seguridad en el agua potable es de 4,0 mg de cobre por litro, siendo la exposición media del público en general de 0,7 mg/l. Esto es coherente con la recomendación de la OMS de 2,0mg/l.
  • Según la OMS, una ingesta diaria de cobre de entre 1 y 11 mg/día es segura para los adultos. La ingesta real de cobre oscila entre los 0,6 y 2 mg/día, lo que sugiere que puede existir un mayor riesgo asociado a una deficiencia de cobre en la dieta habitual.

Superficies de cobre para eliminar microbios patógenos

Cada año cerca de 4 millones de personas en la UE desarrollan una infección nosocomial (aquella que se adquiere durante la hospitalización del paciente), de las cuales aproximadamente 37.000 mueren. Las exhaustivas pruebas en laboratorio y en entornos hospitalarios han confirmado que el cobre antimicrobiano elimina a los microbios causantes de estas infecciones y se ha demostrado que las superficies de contacto hechas de cobre antimicrobiano, pueden reducir el riesgo de que los pacientes adquieran una infección nosocomial en un 58%.

Un oligoelemento esencial para la vida

El cobre es un oligoelemento esencial para tener una buena salud. Según la Organización Mundial de la Salud, los adultos necesitamos ingerir 1,3 mg de cobre en nuestra dieta diaria. Afortunadamente lo podemos obtener de una gran variedad de alimentos como el chocolate, los frutos secos, los cereales, las legumbres o el marisco.

Beneficios del cobre en el cuerpo humano


Haz clic aquí para agrandar la imagen.
Al continuar utilizando este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Puedes obtener más información en este enlace. Aceptar