El cobre

El cobre ha sido un material esencial para la humanidad desde que comenzó a utilizarse hace unos 10.000 años. De hecho, una de las principales "edades" o periodos de la historia de la humanidad recibe el nombre de una aleación de cobre: la Edad del Bronce.

El cobre fue probablemente el primer material utilizado por el hombre, ya que es uno de los pocos metales (junto con el oro y la plata), que puede encontrarse en su estado nativo y su color brillante lo hace fácilmente visible.

Primeros usos

Los hallazgos más antiguos de objetos hechos de cobre provienen de Asia Menor e Irán, con una antigüedad de más de 9.000 años. Estos primeros objetos eran decorativos, por el gran atractivo del cobre y por la facilidad para darle forma. Se han encontrado pendientes, anillos, broches, brazaletes, peines y espejos que muestran un alto nivel de destreza y habilidad artística.

Comienzo de la Edad del Bronce

Entre el final del Neolítico y el comienzo de la Edad del Bronce, los métodos básicos de extracción y procesamiento del metal se fueron desarrollando lentamente. Es al final del Neolítico, cuando empiezan a procesarse los metales, desarrollándose en Asia Menor el arte de la fundición para separar sulfuros y óxidos del mineral de cobre. Esto supuso un notable aumento en la importancia del cobre como material.

Edad del Bronce

La Edad del Bronce recibe su nombre de la aleación de cobre y estaño. En los primeros objetos de bronce encontrados, el contenido de estaño es muy pequeño. Poco a poco fue incrementándose, y en torno al año 2.500 a.C., lo normal era utilizar un contenido de estaño cercano al 14%.

Los arqueólogos han encontrado en varios templos y pirámides del Antiguo Egipto, sistemas de drenaje de agua hechos de chapa de cobre batido. Entre los años 3.200 y 1.160 a.C., los antiguos egipcios explotaron intensivamente varias minas en la península del Sinaí, de las cuales se extraía el cobre para luego procesarlo. Al mismo tiempo, comenzaron a utilizar la soldadura con planchas de cobre. El comercio con cobre y objetos hechos de cobre adquirió una creciente importancia económica. Este desarrollo alcanzó su apogeo a finales del siglo X a.C., cuando se comenzaron a fabricar objetos utilizando moldes.

Edad Media

En la Edad Media, el cobre se usó mucho en joyería y en objetos de uso cotidiano. También se convirtió en un metal muy apreciado en química. A partir del siglo XIII, la metalurgia se convirtió en un enorme campo de experimentación para los químicos, descubriéndose nuevos usos para diferentes sulfatos de metales nobles. En Centroeuropa se extrajeron grandes cantidades de cobre durante la Edad Media que se utilizaban para la fabricación de bronce y latón.

Edad moderna

Sin el cobre, la Edad Moderna tal y como la conocemos nunca hubiera ocurrido. Los acontecimientos que señalan su comienzo (el descubrimiento de América y la invención de la imprenta), no hubieran sido posibles sin el cobre. Siglos más tarde, una aleación de cobre y zinc como el latón, ayudó a que el Reino Unido se transformara en una de las mayores potencias industriales. Desde que Edison descubrió la corriente eléctrica, el cobre se ha utilizado en casi todos los campos, siendo un material esencial para la industria moderna.

Siglo XXI

El cobre es esencial para la generación, transmisión, distribución y uso de la energía eléctrica, sin la cual nuestra civilización se colapsaría. Hoy en día, el cobre es especialmente importante en el desarollo de las energía renovables gracias a su excelente conductividad térmica y eléctrica. Los grandes avances y el desarrollo conseguido en el sector de las tecnologías de la información tampoco hubieran sido posibles sin el cobre.

El cobre también ha jugado un papel fundamental en la industria del motor durante mucho tiempo. Además, el desarrollo de motores y coches eléctricos más ecológicos y con un consumo más eficiente de combustible, dependen del cobre. El motor en un coche híbrido contiene cerca de 50 kg de cobre y posiblemente esta cantidad aumente todavía más.
Haz clic para agrandar.

Chipre

Chipre comenzó a suministrar cobre a los pueblos del Mediterráneo oriental mucho antes que otras civilizaciones del Mundo Antiguo. De hecho, el cobre recibió su nombre de la isla de Chipre, que se había hecho famosa por sus yacimientos de cobre. La palabra "cobre" proviene del latín cuprum, y ésta a su vez de la expresión aes Cyprium, que significa literalmente "de Chipre".

Antigua Roma

El cobre fue un metal fundamental para el sistema monetario de la Antigua Roma. Alrededor del siglo V a.C., mucho antes de la introducción del "dinero" como tal, los romanos utilizaban toscas barras de bronce como medio de pago. Una ley estipulaba el tipo de cambio: 1 vaca = 10 ovejas = 100 libras de bronce. A principios del siglo III a.C.,se extiende el uso de lingotes de bronce marcados con diversos motivos y un peso de "una libra de cobre". El marcado de los lingotes servía como una certificación de la pureza del metal y el peso del lingote. Con el tiempo, los lingotes dejaron de ser prácticos para comerciar y se introdujeron las monedas de oro, plata y cobre. Durante muchos siglos, estos metales siguieron siendo fundamentales para la acuñación de monedas.

Al continuar utilizando este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Puedes obtener más información en este enlace. Aceptar