Industria

Estructura de la industria europea del cobre
El primer eslabón de la cadena de valor del cobre está formado por tres sectores distintos:

  • Sector minero, que extrae el mineral en estado natural y lo convierte en "concentrado" (compuesto aproximadamente por un tercio de cobre, otro tercio de azufre y un tercio de silicato de hierro).
  • Productores de cobre, que se suelen conocer como fundiciones y refinerías, convierten el concentrado, los materiales intermedios importados y la chatarra al final de su vida útil en metal.
  • Fabricantes de semielaborados, que transforman el metal, junto con la chatarra limpia, en productos, como alambres, tubos, chapas y laminados, para su uso posterior.

El número de empresas que operan en estos tres sectores es muy reducido.

Estructura de la industria del cobre

Empresas mineras

En 2011, la producción minera en la UE ascendió a 855.000 toneladas de cobre (fuente: BGS), lo que supone cerca del 20% de la demanda final. Las principales minas de la UE están en Polonia, Portugal, España y Suecia. Haga clic aquí para ver las localizaciones de los yacimientos de cobre en Europa.

Productores (fundiciones y refinerías)

En 2011, la producción de cobre refinado en la UE se situó en 2,7 millones de toneladas, lo que supuso el 14,7% de la producción mundial (fuente: ICSG). Los principales centros de producción están situados en Alemania, Polonia, España, Suecia, Finlandia, Bélgica y Bulgaria. Los productos finales del proceso de fundición y refino (cátodos de cobre), se obtienen a través de procesos de electrolisis y se suelen fundir y moldear en formas que se conocen como billets y lingotes.

Cerca del 45% del suministro de materia prima a las refinerías de cobre de la UE se compra en el mercado internacional, en forma de concentrados de cobre, blíster, ánodos y chatarra. El restante 55% proviene de minas de la UE, residuos de cobre y chatarra.

Dado que los precios de los metales son globales y cotizan con transparencia en mercados de materias primas internacionales, como la Bolsa de Metales de Londres, la competitividad de los productores de la UE está directamente relacionada con su coste base. El incremento de los precios de la energía, los nuevos requisitos medioambientales y los costes sociales, hacen cada vez más difícil a los productores europeos competir en el mercado global, por  la materia prima primaria y secundaria (chatarra) que necesitan. Aunque esto se debe en parte a la integración por parte de algunos países mineros de procesos aguas abajo en sus instalaciones de fundición y refino, la causa principal es la fuerte demanda de los productores asiáticos, muchos de los cuales cuentan con apoyo estatal o bien operan bajo un marco regulador menos estricto.

Hoy en día, seis empresas emplean a cerca de 10.000 personas en una docena de refinerías de la UE. Solo las refinerías de dos empresas están parcialmente integradas con sus propias actividades mineras.

Fabricantes de semielaborados

Los productos de las refinerías (cátodos) son la principal materia prima para los fabricantes de productos semielaborados. Con una producción de más del 150% de la producción de las refinerías de la UE (en 2005/2006, alcanzaba el 200%), los fabricantes de semielaborados necesitan importar cátodos y/o asegurarse el acceso a un volumen significativo de chatarra "limpia", en torno a 1 millón de toneladas al año.

En parte por la constante debilidad del sector de la construcción, la producción de productos semielaborados de cobre y aleaciones de cobre se situó en torno a las 4,3 millones de toneladas (fuente: ICSG). Esto supone algo menos de la quinta parte de la producción mundial. Alemania, Italia y Francia cuentan con cerca de la mitad de la producción en la UE. La gama de productos semielaborados es muy amplia e incluye principalmente barras, perfiles, alambres, tubos y productos planos. Las aplicaciones son aún más diversas y abarcan sectores como la ingeniería eléctrica, automoción, construcción, maquinaria, astilleros, aeronáutica, instrumentos de precisión y relojería.

El sector del alambrón supone cerca de la mitad de la producción de semielaborados. Cerca de 20 compañías emplean a unas 3.000 personas en total. En este sector existen distintos tipos de fabricantes, algunos están integrados aguas arriba con una refinería, otros se integran aguas abajo con un fabricante de cables, y en una tercera categoría están los fabricantes independientes. Como el precio del cátodo y del alambrón están tan vinculados a la cotización en los mercados de materias primas, este es un sector muy competitivo, en el que los costes energéticos y sociales cobran una importancia máxima.

Muchas más empresas forman parte del sector de los productos semielaborados. Cerca de 80 empresas, que emplean a unas 35.000 personas en toda la UE, producen barras, alambres, tubos, chapas y planchas de cobre y aleaciones de cobre y 30 empresas han integrado fundiciones para la producción de lingotes, billets y otras formas para su posterior procesamiento. El resto compran lo que necesitan en el mercado comercial.

Muchos metales se pueden emplear en aleaciones de cobre. Se calcula que existen más de 500 aleaciones diferentes en el mercado de la UE. Los elementos empleados más habitualmente en aleaciones son el zinc, níquel, plomo, estaño, plata y berilio. Cada aleación ofrece un rendimiento adaptado a las necesidades del cliente aguas abajo, en función del uso del producto final y de los aspectos económicos relacionados con el procesamiento.

Análisis dinámico de los flujos mundiales de cobre

El Instituto Fraunhofer de Alemania ha llevado a cabo un estudio exhaustivo sobre los stocks, los flujos y las tasas de reciclaje del cobre. Este complejo estudio de tres años de duración ha mejorado en gran medida los conocimientos sobre el uso y la reutilización del cobre en la sociedad moderna.

Al continuar utilizando este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Puedes obtener más información en este enlace. Aceptar